editorjc

Análisis Internacional

2007: El invierno más cálido en los últimos 125 años

De diciembre a febrero, las temperaturas en el hemisferio norte fueron 1,3 grados superiores a la media del siglo XX

José Emilio Castellanos / Washington

El invierno más calido desde 1880, año en que comenzaron a registrarse las temperaturas ambientales en el Hemisferio Norte, ha sido el actual, informó la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA).

La Agencia reveló que la temperatura combinada en superficies terrestres y marítimas entre diciembre y febrero estuvo casi tres cuartos de grado por encima del promedio del siglo XX.

Según el informe de la NOAA, no de los factores que contribuyó a las temperaturas récord del invierno en el Hemisferio Norte fue el fenómeno estacional conocido como “El Niño”, que cada fin de año se centra en las aguas del océano Pacífico. El aumento se debilitó en febrero cuando las temperaturas en la zona del Pacífico ecuatorial bajaron en más de 0,5 grados centígrados.

La NOOA precisó que en el siglo XX las temperaturas en la superficie de la Tierra han aumentado una media de 0,06 grados centígrados por década. Ese incremento ha sido tres veces superior a partir de 1976 (0,18 grados centígrados) por década, y los mayores aumentos se han registrado en las latitudes altas del Hemisferio Norte.

2005 fue considerado el año más caluroso de la historia, pero fue rebasado en el 2006, y las predicciones actuales señalan que el 2007 podría registrarse como el más cálido en más de un siglo.

Entre los factores que podrían estar incidiendo en el llamado calentamiento global podría encontrarse la contaminación causada por los gases de efecto invernadero, producidos por las actividades industriales, el uso de combustibles no renovables, y otros procesos.

Recientemente el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) reveló el contenido de un informe donde se prevé que la temperatura promedio de la Tierra aumentará entre dos y 4,5 grados centígrados en algún momento entre 2030 y 2050, lo cual tendrá un impacto ambiental masivo.

“El aumento de temperatura no será de ninguna manera menor a dos grados centígrados”, dijo en esa oportunidad el climatólogo Andrew Weaver, de la Escuela de Tierra y Océanos de la Universidad de Victoria, Canadá.

Desde la década de los 70 los climatólogos están calculando el impacto de la quema de combustibles fósiles en la temperatura del planeta.

El ciengtífico sueco Svante Arrhenius (1859-1927) fue el primero en proclamar en 1896 que los combustibles fósiles podrían dar lugar o acelerar el calentamiento de la tierra.

Arrhenius estableció una relación entre concentraciones de dióxido de carbono atmosférico y temperatura y determino que la media de la temperatura superficial de la tierra es de 15oC debido a la capacidad de absorción de la radiación Infrarroja del vapor de agua y el Dióxido de Carbono. Esto se denomina el efecto invernadero natural. Arrhenius sugirió que una concentración doble de gases de CO2 provocaría un aumento de temperatura de 5oC.

El junto con Thomas Chamberlin calculo que las actividades humanas podrían provocar el aumento de la temperatura mediante la adición de dióxido de carbono a la atmósfera.

Esta investigación se llevo a cabo en la línea de una investigación principal sobre si el dióxido de carbono podría explicar los procesos de hielo y deshielo (grandes glaciaciones) en la tierra. Esto no se verifico hasta 1987.
Anuncios

16 marzo 2007 Posted by | calentamiento global, NOAA, Thomas Chamberlin | Deja un comentario