editorjc

Análisis Internacional

Discrepancias sobre "acuerdo de comercio" opacan el diálogo Bush-Lula

El diálogo en Camp Davis al final solamente produjo expresiones viejas: “…continuamos hablando…”.

Diarioexterior.com / editorjc

Los presidentes de Estados Unidos y Brasil han mostrado que son dirigentes de buena voluntad, pero no han podido ponerse en la senda del verdadero fortalecimiento del comercio global debido a su incapacidad de allanar la brecha que los sigue separando: los subsidios.

Su encuentro del fin de semana en Camp David ha dejado a George W. Bush y Luiz Inacio Lula da Silva con la sensación de que han avanzado “un paso más” en esa búsqueda, pero que la meta de un “comercio justo” como quiere Brasil está todavía lejana.

Bush sostiene que el comercio justo es la principal herramienta para reducir la pobreza.

Lula tiene su propia definición: “Comercio justo es vender y comprar o comprar y vender, pero no sólo vender”.

Por ello su diálogo en la residencia de descanso presidencial terminó siendo otro lleno de emotividad que al final solamente produjo expresiones viejas de ambos de “continuamos hablando…”

Anuncios

2 abril 2007 Posted by | Bush, etanol, libre comercio, Lula | Deja un comentario

Más Tropas para Irak: El Congreso le dice NO a Bush

José Emilio Castellanos
Editorjc

Setenta congresistas del Partido Republicano se unieron a la mayoría del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes de Estados Unidos para rechazar el pedido del presidente George W. Bush de sumar unos 30.000 soldados a los 140.000 ya desplegados en Iraq.

La deliberación, que sumó 48 horas de sesión en los últimos cuatro días, concluyó con una votación de 246 votos a 182 en contra del pedido presidencial.

Este primer pronunciamiento del Congreso, ahora con mayoría de la oposición demócrata, constituye la primera derrota de la Casa Blanca ante el Capitolio Federal en la política adoptada por el presidente George Bush en la guerra de Iraq.

De acuerdo a los congresistas que votaron contra los planes de la casa Blanca, dos de cada tres entrevistados estadounidenses se oponían al plan de Bush.

El próximo paso de los demócratas, y de los republicanos que se le han sumado al rechazo del plan Bush, será la aprobación de un cuerpo de condiciones y restricciones, con efectos prácticos. Ello dificultaría al Ejecutivo elevar el número de soldados en Iraq.

Queda pendiente ahora un pronunciamiento de la Cámara del Senado.

“Este es un proceso en el que vamos paso a paso para presionar al Presidente y a sus correligionarios republicanos en la Cámara de Representantes y en el Senado con el fin de obligarlos a hacer lo que el pueblo estadounidense desea“, afirmó el senador demócrata Chuck Schumer, al concluir la sesión.

No obstante, la resolución aprobada por los representantes es de carácter declarativo y no obliga al presidente Bush a modificar su política. Sin embargo, constituye un repudio sin precedentes a política de la Casa Blanca.

Por su parte el representante John Murtha, veterano de la infantería de marina, condecorado y con estrechos vínculos con el estamento militares, expresó que el gobierno sabe que ¨de ese modo no podrá elevar las tropas en Iraq. No lo podrá sostener si la Cámara de Representantes y el Senado aprueban estas restricciones. El presidente siempre podrá vetarlas, pero entonces no tendría dinero” para financiar la guerra.

El congresista señaló que también pretende el cierre de la prisión de supuestos terroristas en la base naval estadounidense en Guantánamo, Cuba, prohibir cualquier gasto en la instalación de bases militares permanentes en Iraq e impedir un ataque contra Irán sin aprobación del Congreso.

Coincidiendo con la derrota del Ejecutivo ante el Congreso, se anunció la llegada de la secretaria de Estado Condoleeza Rice a Bagdad, en una visita no anunciada con antelación, según la agencia local INA.

17 febrero 2007 Posted by | Bush, Guerra, Irak | Deja un comentario

Néstor Kirchner y Hugo Chávez: El último tango


Jolguer Rodríguez Costa
TalCualDigital.com

Uno “político”; el otro, “mediático”. Unidos por el petróleo, alejados por el marxismo, y en la búsqueda del mismo liderazgo regional. Mientras el venezolano se radicaliza, el argentino maniobra militarmente junto a EEUU

La luna de miel en Mar de Plata va quedando en el olvido. En el vaivén de los últimos acontecimientos Estados Unidos gana espacio. Como dice Joaquín Morales, periodista del diario La Nación de Buenos Aires, Joaquín Morales: “Bush está ganando batallas en América Latina sin tomarse el trabajo de librarlas”.

Esta vez, Hugo Chávez tocó la fibra de la “explosiva personalidad” de Néstor Kirchner, quien debe tener fresca en su memoria aquella cumbre de Asunción, en la que no sólo no fue invitado, sino que se vio sorprendido, junto con Lula, cuando el comandante venezolano ofreció suministrarle energía a Uruguay y Paraguay. Tampoco debe olvidar la propuesta chavista, hecha de golpe, de ofrecerle a sus vecinos un gasoducto particular. Ahora, el “señor K” teme que, bajo la misma cadencia ideológica, Chávez atente contra el Mercosur, la paz interna argentina y hasta su liderazgo en la región: “proyecto subyacente nunca confesado por Kirchner”, asegura Morales.

Aun cuando políticas distintas y más conciliadoras plenan la Casa Rosada, paradójicamente se configuran grandes diferencias –y peculiares semejanzas– entre Néstor Kirchner y Hugo Chávez. Las primeras parecieran vislumbrar climas como el de la reciente reunión en Brasil.

En lo económico, Argentina coincide con Venezuela en haber agregado 10 puntos a su PIB, pero la nación sureña ha bajado realmente la pobreza y el desempleo. La izquierda argentina sostiene que eso no hubiera sido posible de haber eliminado el peor nivel salarial en su historia. Pese al sacrificio popular, Kirchner ha labrado una significativa mayoría desde el 2005. De hecho, experimentó un aumento de su popularidad, en el último mes, de 15%. Un logro, si tomamos en cuenta que “restituyó la autoridad presidencial”, luego de los traumáticos gobiernos que sucedieron a la “nefasta” presidencia de Carlos Menem.

El mandatario argentino tiene, también, su versión habilitante. Controla la mayoría de ambas cámaras del Congreso y prefiere –y es lo que critica la oposición– hacer uso de las facultades legislativas del poder ejecutivo, lanzando decretos de necesidad y urgencia, “en lugar de seguir los trámites ordinarios previstos para la sanción de las leyes”. Desde su asunción en el 2003 hasta hoy, 220 de las 337 leyes fueron sancionadas apelando a estos decretos. Podría superar al mismo Menem, quien firmó 545 decretos durante sus diez años de mandato.

En medio de esta excepcional cuota de poder, ha sido acusado de entregar, a través de uno de estos decretos y al genuino estilo nepotista de la República bolivariana, un lote de tierras a amigos y parientes -incluido él- , en la región de El Calafate.

Abogado de 56 años, peronista de izquierda -punto inicial de la admiración de Chávez-, el presidente Kirchner ha sido, también, señalado de intolerante hacia la libertad de expresión. Despidió a Andrea Prodan como enlace entre el ministerio de Defensa y el Parlamento. “Si terminamos hablando con cuatro personas, caeremos en un totalitarismo absoluto”, advirtió la mujer.

El semiólogo argentino Eliseo Verón sostiene: “Kirchner, que es un político, cada vez que habla se enoja con los medios, pero no los explota en su propio beneficio, como Chávez, que es mediático y aparece todo el tiempo y, según un contexto como el venezolano, recibe buenos réditos, sobre todo en las clases bajas”.

La opinión pública argentina destaca su tendencia a leer informaciones adversas a su gobierno y realizar comentarios irónicos contra los medios y los dirigentes opositores referidos en las noticias. El periodista Morales ensambla otro punto de encuentro con Chávez: “Hacerlo enojar es una de las cosas más fáciles de este mundo… no sabe contenerse ni existe un ser vivo capaz de contenerlo”. Y describe una descarnada analogía: “Los monólogos de Kirchner frente al micrófono recuerdan a los viejos caudillos latinoamericanos, que usaban el balcón para su diálogo directo con la sociedad. Nunca hay un periodista que le formule una pregunta incómoda sobre sus muchas contradicciones”.

Parecidos o disímiles, Estados Unidos cobra esta vez. Especialistas, como María Teresa Romero, estiman que “igual que Lula, e incluso Daniel Ortega, Kirchner prefiere mantener mejores relaciones con el imperio, “en la medida que Chávez se radicaliza y se da cuenta que su país podría atravesar por conflictos internos, sobre todo con los grupos de izquierda radical”. Otros internacionalistas alegan que su posible identificación con el discurso chavista podría acabar con el Mercosur y, por ende, con su liderazgo continental.

Atrás quedó el júbilo de Mar de Plata, donde compartieron críticas hacia EEUU en plena faz de Bush; y también su última visita a Venezuela, en julio de 2006, cuando, en presencia de Evo Morales, retomó las ideas de Bolívar y San Martín en pro de una “América bolivariana”. Hace un año, en plena onda integracionista, Kirchner ratificaba a Clarín y Página 12 su agradecimiento a Chávez por los “muy buenos gestos” solidarios y energéticos con la Argentina. En consecuencia, criticaba los “inaceptables” tratados de libre comercio. Aunque asomaba: “Con un Estados Unidos distinto, más integrado a la región, todo sería más fácil”.

Según especialistas, eso está fluyendo. A pesar de no ser tan duro como Felipe Calderón -quien prácticamente ignora a Chávez- y, más recientemente, Alvaro Uribe, el mandatario argentino, estaría en desacuerdo con la ola estatizadora del presidente bolivariano “porque debilitaría la democracia”. El primer mandatario sureño ha manifestado su negativa de estatizar, incluso, los Yacimientos Petrolíferos Fiscales argentinos. La sugerencia al jefe de Estado venezolano fue precedida del pronunciamiento del número dos del Departamento de Estado norteamericano, John Negroponte, quien fue, obviamente, más directo: “Chávez es una amenaza para la democracia en América Latina”. Romero complementa: “Kirchner pareciera tener la clara percepción de que Chávez sería un peligro para el Mercosur, por su tendencia a dominarlo y politizarlo, pero Brasil y Argentina, que mantiene la batuta, no lo permitirán”. El periodista Morales lo había previsto: “Chávez, el mismo que dinamitó la Comunidad Andina de Naciones (CAN), fue invitado por Kirchner a reuniones donde no debía estar como miembro pleno del Mercosur”.

A nivel regional, Kirchner ha consolidado su identificación con Lula, Tabaré Vázquez, Evo Morales y Michelle Bachelet. Simultáneamente, mantiene ejercicios militares conjuntos en territorio argentino y su adhesión a la “lucha contra el terrorismo” propugnada por George Bush.

En el Copacabana Palace de Brasil, donde se alojaron los jefes de Estado que participaron en la cumbre del Mercosur, Kirchner, más templado que Lula, le requirió moderación a Chávez, quien -según analistas argentinos- quiere alejar la referencia integracionista del evento para darle un tinte de confrontación ante el ALCA. De paso, Kirchner sólo celebró la idea del ALBA, y el resto lo dejó en la retórica.

Es posible que Chávez no varíe su posición hacia el Mercosur, dada la evidente contradicción entre las medidas económicas de libre mercado y la polémica política económica del pregonado socialismo del siglo XXI, sobremanera las nacionalizaciones. En contraste, el mandatario argentino, estila cenar con los empresarios más importantes de su país.

De momento, en medio de la sigilosa lucha de ambos por el liderazgo regional o, como dice Chávez, para “consolidar la integración”, el 20 de este mes, Néstor Kirchner será recibido en Venezuela para seguir cambiando petróleo por ganado y vender bonos argentinos… mientras discurre el último tango, con acordes de samba y cueca.

9 febrero 2007 Posted by | Argentina, Bush, Chavez, Kirchner, Venezuela | Deja un comentario

Venezuela tomará el control de los campos petroleros

El Presidcente venezolano pidió la renuncia de presidente de Estados Unidos, George Bush.

ADNMundo

¨Nosotros lo que queremos es negociar (…) pero he dado instrucciones para que el 1 de mayo amanezcan bajo control nuestro todos esos campos” petroleros, declaró Chávez en rueda de prensa. Esos campos son operados desde la década del 90 mediante “asociaciones estratégicas” entre las trasnacionales extranjeras, que tienen mayoría accionarial, y la estatal PDVSA.

Asimismo, Chávez volvió a criticar hoy a su homólogo estadounidense, George W. Bush, de quien ha dicho que está “ido”, le ha llamado “criminal de guerra” y le ha pedido que renuncie en su discurso tras promulgar la Ley Habilitante que le da plenos poderes.

Durante su intervención, el mandatario venezolano aprovechó para responderle al Presidente de Bush sobre su preocupación por la disminución de las libertades democráticas en Venezuela tras la firma de esta ley, que autoriza a Chávez a gobernar por decreto.

“El presidente de Estados Unidos debería renunciar si tuviera algo de dignidad. No tiene ni capacidad, ni capacidad moral ni de ningún tipo para gobernar ese país, ojalá tuviera ese pueblo la potestad de convocar un referéndum revocatorio”, añadió Chávez.

El mandatario criticó los comentarios de Bush, y dijo estar muy preocupado por la pobreza venezolana. “Habrá que recordarle que allá no ha dejado de crecer la pobreza, mientras se gastan millones de dólares en guerras en Irak o Afganistán”, denunció.

1 febrero 2007 Posted by | Bush, Chavez, dictadura, Venezuela | Deja un comentario

Lula, el más popular en un ranking de presidentes latinoamericanos

Bush y Hugo Chávez se disputaron los promedios más bajos

(PD/Agencias)
El líder más popular es Inacio Lula da Silva, y el menos, el cubano Fidel Castro, según una encuesta realizada por Latinobarómetro. El sondeo revela además que en el ranking regional de mandatarios, el argentino Néstor Kirchner se encuentra en cuarto lugar después de Lula, la presidenta chilena Michelle Bachelet y el colombiano, Alvaro Uribe.
La encuesta realizada entre octubre y noviembre del año pasado, indica además que aunque diversos candidatos izquierdistas ganaron las elecciones en sus respectivos países, los latinoamericanos se sitúan en el centro del espectro político y se perciben como “moderados”.
Para establecer el ranking de los líderes más y menos populares de la región, Latinobarómetro, una encuestadora con sede en Santiago de Chile, realizó un extenso sondeo de opinión que abarcó a 18 países e incluyó un promedio de 1.000 personas por país. En total fueron entrevistadas 20.234 personas a las que se les pidió que calificaran a nueve presidentes latinoamericanos y al presidente de Estados Unidos George Bush en una escala de 0 a 10, siendo del 0 al 3 negativo, y de 7 a 10, positivo.
Los líderes que obtuvieron en promedio los puntajes más altos fueron los moderados. Así Lula, el primero en el ranking, tuvo un promedio 5,8 puntos con un 37% de los interrogados situándolo en la franja mas positiva de 7 a 10, y solo un 16 % situándolo en la mas negativa de 0 a 3. Bachelet tuvo un promedio de 5,5 con un 32 % de los interrogados colocándola en la franja más positiva y un 18 en la más negativa.
Tanto Lula como Bachelet lideran partidos políticos de izquierda pero las políticas que están instrumentando son consideradas moderadas y ambos tienen buena relación con Estados Unidos. Pese a todas las diferencias que existen en el terreno comercial entre Brasil y Estados Unidos, Lula es uno de los presidentes favoritos del Departamento de Estado junto con Uribe.
En el ranking de Latinobarómetro, los que se disputaron los promedios más bajos fueron Bush y el líder venezolano Hugo Chávez con 4,6 puntos, Alan García de Perú, se llevó 4,5 y Fidel cosechó 4,4. puntos.
Castro no sólo obtuvo el promedio más bajo sino que además tuvo el porcentaje más alto de opiniones adversas: un 41 por ciento lo ubicó en la franja más negativa. Sólo el 27% lo colocó en la franja más positiva.
Chávez y Bush se disputan, irónicamente, el tercer puesto de los peores presidentes con 4,6 puntos.
Bush es más popular en América Central, fundamentalmente en Panamá debido al impulso que le dio al CAFTA, (Tratado de Libre Comercio con América Central). También es relativamente popular en Colombia donde tiene una excelente relación con el conservador Uribe.
La región donde Bush es menos popular es el Cono Sur, especialmente en Argentina donde su promedio de popularidad es de solo 1,9 puntos y sólo el 6% de los interrogados lo colocó en la franja más positiva. También registra puntajes muy bajos en Venezuela, Bolivia y Ecuador países donde Chávez y Castro son más populares.
En la encuesta la mayoría de los interrogados se identificó como moderado. Cuando se les pidió que se calificaran en una escala donde el 0 era igual a la izquierda y el 10 a la derecha, el promedio fue de 5,4. El 44 % del total se identificó con el centro en una franja de 4 a 6, un 32 % se situó a la derecha en la franja de 7 a 10 y el 24 %con la izquierda, de 0 a 3.
América Central fue la región donde la mayor cantidad de interrogados se identificó con la derecha, con el Salvador a la cabeza (50 por ciento), seguido de Republica Dominica (45%) y Honduras, 44 por ciento.
Los países donde la mayoría se identificó con la izquierda fueron Uruguay (34%) Nicaragua (32% ), Bolivia (29% ) y Venezuela (28%).

18 enero 2007 Posted by | Bush, Chavez, impopular, Lula, popularidad | Deja un comentario