editorjc

Análisis Internacional

Murió el General Alexander Haig, el de la frase: “Deme la orden y convertiré a Cuba en un estacionamiento de mierda”

Tomó asiento en la Casa Blanca tras el atentado fallido contra el presidiente Reagan, mediador en la guerra de Las Malvinas, Secretario de Estado, Jefe de la OTAN, participó en las guerras de Corea y Vietnam y alcanzó el grado de General Cuatro Estrellas. 

por Jose Emilio Castellanos / Washington DC

General (cuatro estrellas) Alexander Haigh - Jose Emilio Castellanos, entrevista en Tokio, Japón (Foto Carlos Subero)

Quizás unos breves segundos bastaron para que la pretendida carrera política del General Cuatro Estrellas Alexander Haig viera frustrada su pretensión de aspirar la silla presidencial de Estados Unidos.  Venía precedido de una brillante carrera militar que incluía su presencia en las guerras de Corea y Vietnam, y fue un actor en el escándalo Watergate, al lado del presidente Richard Nixon y en la Guerra de Las Malvinas, con Reagan.

 Alexander Haig, con quien conversé en tres oportunidades, una de ellas en Tokio, Japón,  quedó sepultado políticamente horas después de producirse el fallido intento de magnicidio contra el presidente Ronald Reagan, de quien era su Secretario de Estado, al emitir unas declaraciones televisadas que fueron consideradas como un intento por hacerse de la Vicepresidencia, ante la ausencia de su titular, George Bush padre, quien en ese momento volaba de Texas hacia Washington.

  “En estos momentos, tengo el control aquí en la Casa Blanca, pendiente del retorno del vicepresidente”, dijo Haig, quien años más tarde escribió que había seleccionado mal las palabras.

Haig fue actor en el escenario político y militar de la segunda mitad de siglo XX. Formó parte de tres administraciones republicanas, las de Richard Nixon (1969-1974), Gerald Ford (1974-1977) y Ronald Reagan.

Fue aspirante a la candidatura republicana apoyado por el ala más conservadora, pero su intento no progresó.

En la Guerra de las Malvinas viajó a la Buenos Aires  como mediador, siendo reconocido su rol  en las negociaciones diplomáticas tras el desembarco argentino del 2 de abril, para evitar un choque armado entre la nación sureña y Gran Bretaña, aunque años más tarde revelaria que de haberse desatado la guerra, Estados Unidos hubiese apoyado a Gran Bretaña.

La autora de la biografía oficial de Ronald reagan, Lou Cannon , afirma en libro mandatario –President Reagan: The Role of a Lifetime-, que el General Alexander Haig le dijo a su jefe en la Casa Blanca,  refiriéndose a Fidel Castro y Cuba: “Give me the word and I will turn that island into a fucking parking lot”, (“Déme la orden y convertimos a esa Isla en un estacionamiento de mierda”).

Alexander Haig, de porte elegante, lo vi sonriente en las tres oportunidades que me tocó como periodista abordarlo, tanto en Washington como en Tokio.  Falleció hoy, sábado 20 de febrero de 2010,  a los 85 años en el Hospital Johns Hopkins, en Baltimore (Maryland), víctima de una infección generalizada.

Anuncios

21 febrero 2010 Posted by | 706072 | Deja un comentario